Cajero automático

 

El primer cajero automático se montó en año 1939. En la actualidad, hay alrededor de 1,5 millones de dispositivos instalados en todo el mundo.
Este rápido crecimiento, sin embargo, trajo crecientes problemas de seguridad.

Los cajeros automáticos son objeto de ataques de delincuentes que los ven como un blanco fácil.

Ofrecemos soluciones de maculación de billetes con tinta, aplicables a cajeros automáticos, para aumentar la seguridad y reducir las probabilidades de ataques exitosos.
El sistema de maculación de billetes para cajero automático ha demostrado ser la solución más eficaz en comparación con otros métodos destinados a aumentar la protección. Se activa inmediatamente, haciendo que el tiempo sea una barrera difícil de superar. Esto, combinado con el dinero manchado inútil cambió el enfoque de los criminales hacia los cajeros automáticos.

Las soluciones VILLIGER se basan en el enfoque adaptado a diferentes tipos de cajeros - sin importar la marca del cajero automático, podemos dotarlo del sistema protección con tinta.

Además, también ofrecemos una amplia gama de soluciones aplicables al transporte de efectivo, que proporcionan soluciones de seguridad en todo el ciclo  de logística general del dinero